Umbral sobre Antonio Colodrón

17 Marzo, 2014 (13:16) | Uncategorized

3 de Diciembre de 2002. (El Mundo)
Antonio Colodrón
(Francisco Umbral).
“Hace ya casi veinte años que el psiquiatra Antonio Colodrón publicó el libro que le iba a consagrar como autoridad en el tema de la esquizofrenia. Hoy tiene publicados media docena de libros que ofrecen una síntesis actualísima de todo el pensamiento del autor. Bastaría con citar De la enfermedad como respuesta (1976) para sugerir la aventura fascinante de un científico cuyas obras son ya otros tantos clásicos en el tema, y que han salvado el estudio de la esquizofrenia de frivolidades como la antipsiquiatría y otras, centrándolo en un rigor científico de investigador que los especialistas conocen bien, aunque la ciencia oficial todavía lo ignore.
La condición esquizofrénica acaba de aparecer o reaparecer en su edición nueva, completa y definitiva, donde se herboriza con una riqueza asombrosa el primer diagnóstico esquizofrénico, a partir del cual nace una ciencia. Colodrón parte de la Bastilla, penetra toda la psiquiatría alemana, persigue la esquizofrenia hasta la segunda mitad del siglo XX y nos describe un presente fugaz y un futuro incierto, frente a los optimismos comerciales de la ciencia industrial. Las plurales fuentes de la esquizofrenia, la diferenciación entre unas formas esquizofrénicas y otras, los distintos procesos que puede seguir la enfermedad, etc. Para el no iniciado, como uno mismo, son especialmente sugestivas las formas de obsesión guerrera, religiosa o cualquier otro tipo de abstracción, puesto que aquí ya no se trata solamente de enfermedades individuales sino de males extensivos a toda una sociedad.
Así, pudiéramos afirmar, desde el pensamiento sencillo y sociológico, que estamos viviendo una edad esquizofrénica. Esquizofrenia es desdoblamiento y hoy el mundo aparece desdoblado en guerreadores y pacifistas, imperialistas y demócratas, fatalistas orientales de la guerra y fatalistas occidentales de la paz, etc. Sería apasionante consultarle al genial amigo y maestro Antonio Colodrón por el germen de esquizofrenia colectiva que nace de Bin Laden, de Bush, de los nacionalismos reiterativos y sangrientos, etc. Nos falta un libro de sociología esquizofrénica que estudie, no sólo la evidente esquizofrenia de Hitler, sino la de todo un pueblo, el alemán, embriagado en el nacionalsocialismo. Otro tanto podemos decir hoy del repetitivo duelo entre judíos y mahometanos, o de la fe fatal de Estados Unidos en el dólar, que llega mucho más lejos de lo meramente económico. Dice Bernard-Henri Lévy que todas estas guerras del siglo XXI son guerras inmotivadas y sin destino. Nacen, por lo tanto, de una enfermedad social o del explayamiento de una enfermedad individual, la del líder, que llega a abarcar a todo un pueblo.
Conociendo la diversidad de las causas esquizofrénicas y el comportamiento esquizofrénico de los grandes líderes mundiales, por un lado, y de las masas fanatizadas, por otro, llegamos a la conclusión de que nuestro siglo está loco, aunque no mucho más que los anteriores. Antaño se dignificaba esta locura mediante las ideologías. Hoy, arruinadas las ideologías, aparecen en crudo los fatalismos. Nada mejor que una esquizofrenia socializada para entender lo que está pasando ahora mismo en el mundo en nombre de Alá y en nombre del dólar. Invito respetuosamente a Antonio Colodrón a que escriba ese libro.”



Escribe un comentario