El efecto del estigma

13 Octubre, 2009 (09:57) | Antiestigma, Uncategorized, empatía, sensibilización

Merece la pena luchar contra la esquizofrenia (Vídeo-entrevista)

“El fracaso de la inteligencia aparece cuando alguien se empeña en negar una evidencia, cuando nada puede aperarle del burro, cuando una creencia resulta invulnerable a la crítica o a los hechos que la contradicen, cuando no se aprende de la experiencia, cuando se convierte en un módulo encapsulado. (…) El prejuicio, como explicó Allport, es “estar absolutamente seguro de una cosa que no se sabe”. Se caracteriza por seleccionar la información de tal manera que el sujeto sólo percibe aquellos datos que corroboran su prejuicio”.
José Antonio Marina. La inteligencia fracasada. Teoría y práctica de la estupidez. Anagrama, 2004. (Notas a la página 23. Una historia sobre Luis. Proyecto Chamberlin.)

¿En qué consiste tratar a las personas como personas, es decir, humanamente? Consiste en que intentes ponerte en su lugar. Reconocer a alguien como semejante implica sobre todo la posibilidad de comprenderle desde dentro, de adoptar por un momento su propio punto de vista. Es algo que sólo de una manera muy novelesca y dudosa puedo pretender con un murciélago o con un geranio, pero que en cambio se impone con los seres capaces de manejar símbolos como yo mismo. (…)

Si no admitiésemos que existe algo fundamentalmente igual entre nosotros (la posibilidad de ser para otro lo que el otro es para mí) no podríamos cruzar ni palabra. Allí donde hay cruce, hay también reconocimiento de que en cierto modo pertenecemos a lo de enfrente y lo de enfrente nos pertenece… Y eso aunque yo sea joven y el otro viejo, aunque yo sea hombre y el otro mujer, aunque yo sea blanco y el otro negro, aunque yo sea tonto y el otro listo, aunque yo esté sano y el otro enfermo, aunque yo sea rico y el otro pobre”.

Fernándo Savater. Ética para amador. Ariel, 2004. (Notas a la página 23. Una historia sobre Luis. Proyecto Chamberlin.)



Escribe un comentario